Spanisch lernen - Spanisch online Lehrbuch
Inhaltsverzeichnis ÜbungenSatz 221 bis 240

Block 201-220
Übungen Level 4: Das Zeitensystem im Spanischen

  4.2 Das Zeitensystem im Spanischen - Satz 221 bis 240
   El pozo y el péndulo (Edgar Allan Poe)
 
Satz 221: Furiosamente, intenté libertar con violencia mi brazo izquierdo.
  Satz 222: Estaba libre solamente desde el codo hasta la mano.
  Satz 223: Únicamente podía mover la mano desde el plato que habían colocado a mi lado hasta mi boca; sólo esto, y con un gran esfuerzo.
  Satz 224: Si hubiera podido romper las ligaduras por encima del codo, hubiese cogido el péndulo e intentado detenerlo, lo que hubiera sido como intentar detener una avalancha.
  Satz 225: Siempre mas bajo, incesantemente, inevitablemente más bajo.
  Satz 226: Respiraba con verdadera angustia, y me agitaba a cada vibración.
  Satz 227: Mis ojos seguían el vuelo ascendente de la cuchilla y su caída, con el ardor de la desesperación más enloquecida; espasmódicamente, cerrábanse en el momento del descenso sobre mí.
  Satz 228: Aun cuando la muerte hubiera sido un alivio, ¡oh, qué alivio más indecible!
  Satz 229: Y, sin embargo, temblaba con todos mis nervios al pensar que bastaría que la máquina descendiera un grado para que se precipitara sobre mi pecho el hacha afilada y reluciente.
  Satz 230: Y mis nervios temblaban, y hacían encoger todo mi ser a causa de la esperanza. Era la esperanza, la esperanza triunfante aún sobre el potro, que dejábase oír al oído de los condenados a muerte, incluso en los calabozos de la Inquisición.
  Satz 231: Comprobé que diez o doce vibraciones, aproximadamente, pondrían el acero en inmediato contacto con mi traje, y con esta observación entróse en mi ánimo la calma condensada y aguda de la desesperación.
  Satz 232: Desde hacía muchas horas, desde hacía muchos días, tal vez, pensé por primera vez.
  Satz 233: Se me ocurrió que la tira o correa que me ataba era de un solo trozo.
  Satz 234: Estaba atado con una ligadura continuada.
  Satz 235: La primera mordedura de la cuchilla de la media luna, efectuada en cualquier lugar de la correa, tenía que desatarla lo suficiente para permitir que mi mano la desenrollara de mi cuerpo.
  Satz 236: ¡Pero qué terrible era, en este caso, su proximidad!
  Satz 237: El resultado de la más ligera sacudida había de ser mortal.
  Satz 238: Por otra parte ¿habrían previsto o impedido esta posibilidad los secuaces del verdugo?
  Satz 239: ¿Era probable que en el recorrido del péndulo atravesasen mi pecho las ligaduras?
  Satz 240: Temblando al imaginar frustrada mi débil esperanza, la última, realmente, levanté mi cabeza lo bastante para ver bien mi pecho.
Block 201-220