Spanisch lernen - Spanisch online Lehrbuch
Inhaltsverzeichnis ÜbungenSatz 101 bis 120

Block 81-100
Übungen Level 4: Das Zeitensystem im Spanischen

  4.2 Das Zeitensystem im Spanischen - Satz 101 bis 120
   El pozo y el péndulo (Edgar Allan Poe)
 
Satz 101: En el momento de caer había contado ya cincuenta y dos pasos, y desde que reanudé el camino hasta encontrar la tela, cuarenta y ocho.
  Satz 102: De modo que medía un total de cien pasos, y suponiendo que dos de ellos constituyeran una yarda, calculé en unas cincuenta yardas la circunferencia de mi calabozo.
  Satz 103: Sin embargo, había tropezado con numerosos ángulos en la pared, y esto impedía el conjeturar la forma de la cueva, pues no había duda alguna de que aquello era una cueva.
  Satz 104: No ponía gran interés en aquellas investigaciones, y con toda seguridad estaba desalentado.
  Satz 105: Pero una vaga curiosidad me impulsó a continuarlas. Dejando la pared, decidí atravesar la superficie de mi prisión.
  Satz 106: Al principio procedí con extrema precaución, pues el suelo, aunque parecía ser de una materia dura, era traidor por el limo que en él había.
  Satz 107: No obstante, al cabo de un rato logré animarme y comencé a andar con seguridad, procurando cruzarlo en línea recta.
  Satz 108: De esta forma avancé diez o doce pasos, cuando el trozo rasgado que quedaba de orla se me enredó entre las piernas, haciéndome caer de bruces violentamente.
  Satz 109: En la confusión de mi caída no noté al principio una circunstancia sorprendente que segundos después, hallándome todavía en el suelo, llamó mi atención.
  Satz 110: Mi barbilla apoyábase sobre el suelo del calabozo, pero mis labios y la parte superior de la cabeza, aunque parecían colocados a menos altura que la barbilla, no descansaban en ninguna parte.
  Satz 111: Me pareció, al mismo tiempo, que mi frente se empapaba en un vapor viscoso y que un extraño olor a setas podridas llegaba hasta mi nariz.
  Satz 112: Alargué el brazo y me estremecí, descubriendo que había caído al borde mismo de un pozo circular cuya extensión no podía medir en aquel momento.
  Satz 113: Tocando las paredes precisamente debajo del brocal, logré arrancar un trozo de piedra y la dejé caer en el abismo.
  Satz 114: Chocaba en su caída contra las paredes del pozo. Lúgubremente, se hundió por último en el agua, despertando ecos estridentes.
  Satz 115: En el mismo instante dejóse oír un ruido sobre mi cabeza, como de una puerta abierta y cerrada casi al mismo tiempo, mientras un débil rayo de luz atravesaba repentinamente la oscuridad y se apagaba en seguida.
  Satz 116: Con toda claridad vi la suerte que se me preparaba, y me felicité por el oportuno accidente que me había salvado.
  Satz 117: Un paso más, y el mundo no me hubiera vuelto a ver.
  Satz 118: Aquella muerte, evitada a tiempo, tenía ese mismo carácter que había yo considerado como fabuloso y absurdo en las historias que sobre la Inquisición había oído contar.
  Satz 119: Las víctimas de su tiranía no tenían otra alternativa que la muerte, con sus crueles agonías físicas o con sus abominables torturas morales.
  Satz 120: Esta última fue la que me había sido reservada.
Block 81-100